Fomentar la lectura

 

Hay libros que le cambian a uno la vida, dice este artículo de la página web del Opus Dei, y es cierto: todos tenemos experiencia de lecturas que nos han hecho mella en nuestra manera de ver las cosas. Leemos por afición, porque es una manera de entretenernos, de conocer nuevos mundos -interiores y exteriores-, de pasar un rato agradable, pero leer es una fuente de enriquecimiento personal imprescindible para la formación completa de la personalidad. Y es que “leer, como escuchar, es un valor esencial para ensanchar nuestro horizonte, de por sí limitado; para madurar nuestras perspectivas; para comprender la complejidad y, a la vez, la simplicidad de lo real. Leer para crecer, sin ahogarse en la marea de los libros”, continúa. Y lo que no es menos importante, leer es una manera de entretenerse.

Descarga el artículo aquí y aquí.